El post de Irene: Del balcón al plato


Hoy os dejo con el post de Irene de este mes, a mi personalmente me ha dado muchas ganas de empezar a plantar mis propias verduritas así que ¡no os lo perdáis!

———

Vivimos en un mundo en el que los kiwis vienen de Nueva Zelanda, los espárragos trigueros de Perú y, parte de nuestras naranjas, tan valencianes elles, son cultivadas en el norte de África. 
Al revés, se dan situaciones tan paradójicas como que en Asturias se produzcan toneladas de arándanos que luego se comen en Reino Unido o que Málaga sea una importante productora de aguacates  que van directos a Francia y Alemania. Es todo un poco raro, no?

Comer productos fuera de temporada o cultivados en un lugar distinto de su origen, como berenjenas y calabacines en invierno o mangos traídos de Brasil, suelen tener consecuencias directas para nuestro paladar, ya que habréis notado, que muchas veces esta fruta y verdura no sabe a nada. O lo que es peor: todo tiene una apariencia perfecta y reluciente, pero la textura es de corcho, especialmente lo comprado en grandes superficies.


En los últimos años, están apareciendo nuevas iniciativas para intentar recuperar una forma de producción de alimentos más sostenible, ecológica o, almenos, tradicional. Las más comunes son comprar comida ecológica online, comprar en puestos de mercado de kilómetro cero o comprar directamente al agricultor en ferias agrícolas o mercadillos. Consumiendo en este tipo de “establecimientos”, se ayuda a que los agricultores locales puedan recibir un precio digno por su trabajo y contribuimos a evitar que Mercadona termine dominando el mundo. Que no es poco.

Pero, si os pasa como a mí que véis que hay poca oferta de productos de este tipo en vuestro pueblo o ciudad, o creéis que son caros y no os los podéis permitir, hoy os propongo una opción: cultivarlos en vuestra propia casa. Simplemente necesitáis agua, macetas, un rincón soleado y ganas de probar. En mi opinión, no hay mejor modo de entender el consumo responsable que ver lo que cuesta producir parte del alimento que consumimos.

Pero a ver, ¿En una maceta? ¿De verdad va a salir algo ahí? ¿No se requiere mucho espacio?” La verdad es que con un balcón, suficiente para cultivarte tus propias ensaladas! Pero es lo de siempre: a más espacio, se pueden hacer cosas muy logradas, como podéis ver en estas fotos de huertos urbanos o macetohuertos.



Si es vuestra primera experiencia con el autocultivo, yo os recomendaría empezar por cosas sencillas que se puedan plantar en macetas no muy grandes, . Por ejemplo, lechugas (es lo más fácil y agradecido del mundo), tomates cherry (la planta no se hace muy grande), fresones , ajos tiernos o cebollas. También os recomendaría que (al principio) compréis el plantón de hortaliza y no intentéis cultivar desde una semilla ya que tarda más tiempo y tiene más riesgo de fallar. ¿Dónde comprar el plantón? En mi caso lo compro en el mercado municipal de mi pueblo, pero imagino que en viveros también venderán. Es cuestión de buscar y preguntar un poquito. Tampoco os recomendaría empezar plantando pimientos (sensibles, tardan bastante en madurar) ni tomates normales (suelen necesitar tutores o cañas para crecer), aunque si os sentís muy valientes, adelante!

Y bueno, esto es ir probando: vuestro mejor amigo es vuestra propia experiencia (o la de alguien que ya sepa, por supuesto) y el todopoderoso Google. Leyendo, contrastando, pero sobretodo, experimentando, podéis encontrar una nueva actividad que hacer, barata, relajante y encima te la puedes comer!
Advertisements

3 comments

  1. eva · April 11, 2013

    Me super encanta este post. Nosotros plantamos tomatitos cherrys y guisantes, que quedan deliciosos y tiernos, incluso las flores de los guisantes, blanquitas y dulces las ponemos en la ensalada. Lo más fácil, por lo que empezamos nosotros (hace un par de años), fue con una patata. Se puede plantar tal cual, la coges y zas! al macetero, se entierra, se riega un poquito y voilà! Puedes plantarla en la bolsa de compost (natural) directamente, haciendo una rajita y metiendo la patata. Solo necesita un poco de cuidado. Nosotros, en mes y medio sacamos un par de kilitos de patatas nuevas riquísimas 😛

  2. Elena Sánchez · April 12, 2013

    muy buena idea lo de la patata, me veo llenando el terrao de maceteros (antes saldrán las patatas que nos instalaremos en la casa… pero bueno)
    un besito bonica!!

  3. Irene · April 16, 2013

    Oh! Eso de plantar la patata en el saco de compost no lo sabía! Qué idea más buena! 😀 Se lo tengo que decir a mis amigos agricultores :-)))

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s